La Sagrada Luz

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Sagrada Luz

Mensaje  Natharell el Lun 15 Nov 2010, 16:08

En su día, hice esta traducción rápida y un poco chapucerilla de la entrada sobre la Luz que había en la WoWWiki, colaborando con Breeza para echar un poco de luz sobre, ejem, la Luz. Fue hace tres años, así que la entrada en cuestión ya no es ni de lejos la misma y faltan datos sobre las creencias de las razas Horda, pero bueno. Como está circulando por ahí, creo que es más que justo que también esté en este foro.


La Sagrada Luz

La Sagrada Luz es una forma de filosofía religiosa sin dioses con adeptos entre la Alianza.


General

Los seguidores de la Sagrada Luz no adoran a ningún dios, al menos no directamente. En su lugar es una filosofía, que enseña a sus seguidores a buscar la perfección dentro de si mismos. Es mucho más una práctica activa de la virtud que la adoración pasiva. Aquellos que la siguen fielmente ganan conciencia y orientación espiritual, permitiéndoles guiar a los demás.

La Luz Sagrada enseña que hay una conexión entre el yo y el universo. Esta conexión se manifiesta por lo que sentimos a través de los sentidos y las emociones. Cuando una persona se emociona, por ver algo que le deja sin aliento o sintiendo amor por otro, ese sentimiento le conecta con el universo. Experimentar la emoción asegura que esa persona existe, dado que algo dentro de él sintió las emociones o procesó la conciencia sensorial. Dado que él existe, igual debe hacerlo el universo que le proporcionó ese sentimiento. Desde ahí, puede actuar sobre el universo, provocando más cambios para crear sentimientos en otros. Así, los seguidores de la Sagrada Luz buscan hacer del mundo un lugar mejor siendo sinceros con sus propias emociones.

El siguiente paso para reconocer la conexión entre el yo y el universo es desarrollar la bondad en el interior y el exterior. Si uno desea la felicidad, debe trabajar en mejorar el universo para hacer a otros felices. Experimentar la gloria y la belleza del mundo a su vez extraerá la belleza y gloria interior en su alma. Sin embargo, caer en la avaricia, la desesperanza y la tristeza solo oscurecerá el universo. La Sagrada Luz es la gloria del universo reflejada en el alma y vuelta a reflejar en el mismo.

Los practicantes de la Sagrada Luz consisten fundamentalmente en humanos y draenei. Hubo muchos altos elfos y enanos practicantes de la filosofía, pero su número se ha reducido en los últimos años. Dado que los altos elfos profundizaron en la oscuridad de su adicción a la magia arcana, se descolgaron de la Sagrada Luz. Los enanos han reemplazado la Luz con el estudio de sus progenitores, los Titanes. Los elfos nocturnos son demasiado nuevos en la Alianza y tienen demasiado arraigado su propio culto a Elune y los Antepasados para considerar la Sagrada Luz en grandes números, y es inaudito pensar en razas de la Horda siguiendo la filosofía.


El poder detrás de la Luz

Si bien la mayoría de los seguidores de la Sagrada Luz no adoran a ningún dios directamente, aparentemente el poder proviene de alguna entidad, entidades o fuerzas, conscientes, conocidos simplemente como la 'Luz' a falta de una descripción mejor. La fuente de la 'Luz' o sus emisarios se conocen como Naaru. Durante el éxodo draenei de Argus, Velen y sus seguidores fueron imbuidos con conocimiento y poderes otorgados por la Luz por esa, por lo demás, raza desconocida de seres incorpóreos.

Otros emisarios como la Esperaza guían a los seguidores de la Sagrada Luz de forma encubierta. Los Celestiales pueden estar también conectados de alguna manera. Como la verdadera historia de los draenei ha sido recientemente descubierta para los eruditos de Azeroth, se desconoce qué conexión tienen los Naaru con la Luz en si misma.

El término arcaico “dios” utilizado por los clérigos de la Abadía de Villa Norte durante la primera guerra parece ser sinónimo de la 'Luz', y es solo otra forma de describir la fuente del poder, aunque probablemente esté conectado con uno de los mitos de la Creación. No obstante ha perdido uso desde entonces, y muchos seguidores ya no creen en ninguna deidad. Sin embargo, aún así parece que algunos cultos siguen creyendo en los Celestiales.

Según Day of the Dragon(1), algunos Caballeros de la Mano de Plata creían aparentemente que, después de la muerte, el alma de un mago sería condenada a la misma oscuridad compartida por los míticos demonios de antaño. Esto sería sin importar lo pura que su alma hubiera sido. “Eran almas condenadas.”

Un líder paladin, Duncan Senturus, creía que las misiones y los caminos eran guiados por un 'poder superior': “está claro que fue elegido por un poder superior que tus caminos te condujeran a nosotros”.


Las Tres Virtudes

La filosofía de la Sagrada Luz se reduce a las tres enseñanzas, llamadas las Tres Virtudes. Estas virtudes –respecto, tenacidad y compasión- están definidas cada una en un principio y una lección.

    Respeto
    La primera virtud que se enseña es el respeto. Mientras la Sagrada Luz muestra que la conciencia del yo y el universo es un objetivo, uno debe ver la conexión entre los otros y el universo. Destruir la felicidad del otro y cortar las conexiones del otro con el universo no sirve al bienestar del mundo ni, por tanto, al propio. Los practicantes de la Sagrada Luz no son inocentes, sin embargo, y entienden que las pruebas, los conflictos, la guerra y el sufrimiento existen; pero se esfuerzan en hacer de universo un lugar mejor a pesar de esos obstáculos.

    Tenacidad
    La segunda virtud es la tenacidad. La adherencia a esta virtud es, de paso, la parte del entrenamiento bajo la Sagrada Luz que elimina a los faltos de fe, dado que la verdadera dedicación lleva años. Los acólitos ingenuos a menudo pierden la esperanza y el verdadero significado de la Sagrada Luz cuando se dan cuenta de que lleva toda una vida servir a la filosofía. El mundo es mucho más grande que un alma solitaria; y, mientras el mundo puede cambiar un alma en un día, toma mucho más tiempo cambiar el mundo. Solo a través de la tenacidad un sirviente de la Sagrada Luz puede aspirar a afectar el universo. Si algún joven estudiante siente que esto es una misión imposible, otros se acogen al descubrimiento de que si realmente se cree que hay una conexión entre el yo y el universo, uno no puede evitar afectar al otro, no importa el tamaño. Afectar al mundo incluye cualquier cosa, desde enseñar e instilar esperanza en los otros para unirse con otros individuos que piensen como ellos para trabajar juntos para crear una oportunidad mayor.

    Compasión
    Después de dominar los dos primeros conceptos, el estudiante puede ponerse con la última virtud: compasión. La conexión entre el yo y el universo es fuerte, pero aún así es solo una conexión. Si un seguidor de la Sagrada Luz sirve a otro para incrementar su felicidad, su vínculo con el universo se hace más fuerte. La felicidad que recibe ayudando a alguien también le fortalece a él y al universo, y será capaz de afectar al universo incluso más.

    La compasión es quizás la más poderosa –y más peligrosa- de las virtudes. Si alguien es demasiado compasivo, puede ofrecer ayuda allí donde nada se necesita –o se quiere. Ese olvido puede impedir el propio crecimiento y felicidad. Algunos ayudantes pueden ser torpes y hacer más mal que bien con sus acciones, aumentando el sufrimiento y la desgracia del mundo. Por esto la compasión se enseña al final; solo los sabios y compasivos pueden identificar quién tiene una verdadera necesidad y quiénes pueden crecer solos.



El culto a la Luz

Lordaeron fue el hogar de la Iglesia de la Luz, que influenció tanto a Lordaeron como a Quel’Thalas con sus enseñanzas. La Iglesia dio origen a los Caballeros de la Mano de Plata; pero los Caballeros y la Sagrada Luz fueron incapaces de detener al Azote, y Lordaeron y los Caballalleros sucumbieron bajo las botas descompuestas de los no muertos. La Iglesia ahora tiene una nueva localización central en Ventormenta, pero hay muy poco estudio organizado y culto a la Luz en Kalimdor. Aparentemente los draenei también han seguido la Luz durante veinticinco mil años, pero se sabe muy poco de las similitudes o diferencias de sus prácticas con las de las razas de Azeroth.

Muchos de los paladines que quedan que sirvieron a la Mano de Plata y ahora tienen su hogar en Kalimdor están intentando formar una nueva Iglesia, pero el avance es lento. Dado que el estudio de la Sagrada Luz era más una persecución filosófica que una fe, la destruída Iglesia en Lordaeron parecía más una biblioteca que una casa de culto. Sus textos fueron destruidos junto con la Iglesia, algunos de ellos quemados, muchos enterrados entre miles de kilos de escombros. Con las guerras, con crear los nuevos asentamientos de la Alianza y resolver las frecuentes escaramuzas, los eruditos y sacerdotes que quedan han encontrado poco tiempo para trabajar en transcribir la vieja información en nuevos libros para iniciados. Muchos de los jóvenes seguidores de la Sagrada Luz aprenden de la experiencia a los pies de una persona más versada en vez de en bibliotecas rodeados de libros.

Algunos autoproclamados sabios están asumiendo el papel de volver a escribir los dogmas de la Sagrada Luz, pero no están regulados ni supervisados. Hay visiones frescas para viejas ideas, así como viejas ideas copiadas palabra por palabra por diligentes sacerdotes ancianos con buena memoria. Como era de esperar, a veces los viejos eruditos discrepan cuando alguien se da cuenta de que los textos están empezando a contradecirse los unos con los otros. Esta es la tensión en el seno de la Iglesia; los sacerdotes jóvenes sienten que la Tercera Guerra dio a la Sagrada Luz la oportunidad para renovarse, del mismo modo que la Alianza se estaba renovando en Kalimdor, mientras otros demandan seguir con las viejas tradiciones.

Los ciudadanos seculares se preocupan poco por los debates pero prefieren que los rituales permanezcan iguales. Con todo cambiando a su alrededor, la fe representa una de las pocas constantes.


Luz y Sombra

“La ‘Luz’ y la ‘Sombra’ son ambas filosofías, pero las dos drenan de poderes universales que juegan en el cosmos. El Bien y el Mal son cosas reales –no solo distinciones ideológicas. Se verán estos temas jugar más claramente en los próximos contenidos. Es todo lo que diré sobre eso. ¡Todos esos paladines están tirando de ALGO para sacar esas curas!” ~ Chris Metzen.



(1) Libro de Richard A. Knaak.

_________________
"Que los dragones vuelen siempre en vuestros sueños."
Margarett Weis & Tracy Hickman

avatar
Natharell
Embajadora

Cantidad de envíos : 546
Localización : Observando
Fecha de inscripción : 17/02/2008

Volver arriba Ir abajo

Completando:

Mensaje  Natharell el Lun 15 Nov 2010, 16:15

Saqué esto del libro Warcraft: El Juego de Rol, donde se resumen los principios y las lecciones de las Tres Virtudes:

    - Principio del Respeto: Cada cosa posee su propia conexión con el mundo.
    - Lección del Respeto: No dañes aquello que valorarías si fuese tuyo.
    - Principio de la Tenacidad: El mundo es demasiado grande para reconstruirlo en un día.
    - Lección de la Tenacidad: La perseverancia genera fuerza.
    - Principio de la Compasión: Es más productivo iluminar la vida ajena que la propia.
    - Lección de Compasión: Proporciona ayuda libremente, pero no menosprecies a quien la recibe.



Además, hace relativamente poco, el equipo de Desarrollo Creativo de Blizzard, reunidos con Chris Metzen y Alex Afrasiabi, respondió a una serie de preguntas formuladas por los usuarios en los foros a petición de la misma compañía. El post en cuestión en inglés es éste y castellano se tradujo y publicó en el foro de Historia de Warcraft y lo podeis leer íntegramente aquí. Yo habría traducido algunas cosas de otra forma, pero bueno, ya hicieron el trabajo por mí. Me limito a cortar y pegar algunas preguntas y respuestas que pueden tener relación con el tema que nos ocupa.

    Los Caballeros de Sangre de Lunargenta perdieron el rumbo. Ninguno de ellos se vió por Rasganorte, y no está claro si esa orden aún existe, o si se deshizo. Tampoco queda demasiado claro de dónde obtienen los Caballeros de Sangre su poder actualmente. Solía ser de los Naaru, pero entonces… los vestigios de los naaru. Seguro que hoy en día esos vestigios están todos agotados. ¿Obtenemos poder de la Fuente del Sol?
    Al final de la expansión Burning Crusade, los elfos de sangre que ejercen la Luz lo hacen mediante el poder de la Fuente del Sol renovada. Es una relación harmoniosa, ya no de discordia provocada por los intentos de los elfos de sangre de doblar la Luz a su antojo, que a la larga, poseerá un efecto positivo en la sociedad de los elfos de sangre. Estad atentos a las actualizaciones que reflejan este cambio en las misiones de Lunargenta y de los caballeros de sangre.

    ¿Cuál es el origen del estado de vacío de los Na’aru? Para ser de la Luz, convertirse en un ser tan oscuro parece un gran defecto. Absorber almas y causar destrucción simplemente por una pérdida de fuerza, disminuye increíblemente su imagen santa. Aunque, esto puede ser un motivo por el que no entren en combate mucho, ya que volverse contra tu propio ejército por fatiga, no sería muy bueno para la moral.
    Debido a que tres casos de este ciclo se han manifestado en Nagrand, Auchindoun, y Meseta de La Fuente del Sol (K’ure, D’ore, M’uru, respectivamente), quizás habéis recibido la impresión equivocada con respecto a la magnitud y rareza de estos acontecimientos; es EXTREMADAMENTE raro para un naaru de caer en un estado de vacío, e incluso más extraño que un naaru caído vuelva de nuevo a la Luz. La caída de un naaru en el vacío representa una pérdida catastrófica para los naaru y las fuerzas de la Luz, y se trata del acontecimiento más triste y descorazonador que un naaru puede presenciar. En cambio, que un naaru renazca en la Luz trae esperanza renovada y sentimiento de determinación a cada naaru; si los seres de energía pudieran derramar lágrimas de alegría, este hecho lo provocaría.

    ¿Podéis explicar cómo funciona la “Luz”, por favor? El lore refleja que los no-muertos son físicamente incapaces de usar la Luz, al igual que los Tábidos, pero luego tenemos a los jugadores renegados lanzando hechizos de curación y a Sir Zeliek en Naxxramas usando habilidades de pseudo-paladín.
    Sin entrar en mucho detalle, os podemos contar que ejercer la Luz, es una cuestión de fuerza de voluntad o fe en la propia habilidad de hacerlo. Es por eso que hay paladines malvados (como por ejemplo, la Cruzada Escarlata y Arthas antes de que tomara la Agonía de Escarcha). Para los no-muertos (y renegados), esto requiere una gran cantidad de fuerza de voluntad que es extremadamente rara, sobre todo desde que es autodestructiva. Cuando los no-muertos canalizan la Luz, les hace sentir como si tuvieran todo el cuerpo consumiéndose en llamas. Los renegados curados por la Luz (tanto si el sanador es renegado como si no) son de hecho cauterizados por el efecto: seguro, la herida se cura, pero el efecto de sanación es terriblemente doloroso. De este modo, los sacerdotes renegados son seres con una inquebrantable fuerza de voluntad; los renegados (y caballeros de la muerte) tanques sufren noblemente cuando tienen sacerdotes y paladines sanadores en el grupo; y Sir Zeliek REALMENTE se odia a sí mismo.

_________________
"Que los dragones vuelen siempre en vuestros sueños."
Margarett Weis & Tracy Hickman

avatar
Natharell
Embajadora

Cantidad de envíos : 546
Localización : Observando
Fecha de inscripción : 17/02/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.